cv

 

Todo el mundo creía que el estado de bienestar iba a seguir para siempre, nos habían vendido que sería para siempre, que tendríamos nuestra casita en el extrarradio, un buen coche, dos o tres hijos y el perro, escapadas de fin de semana para visitar una ciudad europea, nuestro trabajo de ensueño, escalando poco a poco en nuestra empresa hasta ser el jefe pero todo se vino al traste.

Algo o alguien, jugó con lo que nosotros conseguíamos sudando y se fue nuestro coche, nuestra casa y nuestro trabajo, en poco tiempo pasamos del estado de bienestar a sobrevivir con lo que sea y cuidado con quejarte porque vivimos en el «primer mundo», siempre hay alguien que te dice que podrías estar peor, la culpa no es de lo demás tuya, sabemos que eso es mentira, alguien nos metió en esto y pretende que ahora lo saquemos todo adelante.

Pero es lo que nos ha tocado vivir y como todos los seres de este planeta cuando las situaciones cambian, nosotros debemos de cambiar con ellas o morir.

La situación es difícil, por una parte están los universitarios hemos estudiado carreras  donde hemos estado 4 – 5 años dandolo todo, renunciando a muchas cosas y cuando hemos salido de la universidad no hemos encontrado con que somos demasiados para tan poca empresa, por lo que se ha generado una sobrecualificación en puestos de trabajo a salarios no sobrecualificados, a trabajar en algo que nada tienen que ver con la carrera que se estudió y eso es lo que más duele, los prejuicios de «el que vale va a la Universidad y el que no va a FP», pues ahora vemos el resultado .

Por otra parte tenemos la gente que llevaba muchos años trabajados, toda una vida en la empresa y de la noche al día se encontró en la calle y pasa que hay una extraña moda que la gente de 45 a 60 años ya no vale para trabajar, solo quieren jóvenes, (jóvenes con mucha experiencia, nuevamente algo ilógico) has estado 15 – 20 años trabajando y ¿ya no sabes hacer tu trabajo? es ilógico, todo el mundo tiene capacidad para actualizarse y para aprender. Siempre han dicho que «el diablo sabe más por viejo que por diablo», «la experiencia es un grado» y ahora nos vienen con que hay que buscar sangre nueva, desterrar lo antiguo y utilizan la frase es que no puede, es que está limitado…

Hay otro sector de población que no tiene formación ninguna, no tienen graduado escolar y se engancharon a lo primero que vieron y les daba dinero, ahora llega el momento en el que tienen que luchar con una masa de desempleados, universitarios y FP’s, forma una gran parte del paro actual en España y es por la enseñanza que nos han dado y el como se ha dado, pero eso es otro tema.

¿Y ahora qué?

Como decíamos en nuestro primer post, esta crisis económica y laboral nos ha llevado a una crisis personal, a preguntarnos ¿Y ahora qué hago? ¿Espero a que me llamen de un puesto de trabajo? ¿Me sigo formando? ¿La carrera o formación que estudié no me sirve para nada? ¿Monto mi negocio?¿Qué sistema nos han creado?

El momento nos exige pararnos y pensar: ¿Lo qué he hecho hasta ahora es lo que quería hacer?

Esa es la pregunta que tenemos que hacernos ahora, ahora que «no tenemos nada» es cuando nosotros tenemos que hacer esas cosas que deberíamos haber hecho antes, sacarme el graduado, montar un pequeño negocio, estudiar la carrera o la FP que quería, sin olvidarnos que de ello tenemos que sacar provecho para sobrevivir.

No es fácil todo esto, mucha gente no tiene el sustento para poder estudiar o formarse o montar un negocio pero hay que levantarse cada mañana y decir yo puedo mejorar, echarse la mochila a la espalda y llegar a nuestro objetivo, parados no vamos a ganar nada, tu eres el dueño de tu camino y tienes que decidir: dejamos las cosas como están o quiero cambiar.

Si necesitas orientación laboral, nosotros podemos ayudarte a seguir un camino, a tener varias perspectivas para llegar a tu meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada